Home / Opinión / OPINION: La deuda con la salud mental
OPINION: La deuda con la salud mental

OPINION: La deuda con la salud mental

El país tiene muchas deudas sociales. Una de ellas es con los pacientes de enfermedades mentales o que experimentan una discapacidad intelectual o psíquica.

 Antaño, los casos más evidentes eran relegados en algún rincón, sin tratamiento alguno; pero la gran mayoría de las personas que sufrían alguna patología se esforzaba por llevar una vida normal, aunque ni siquiera contara con un diagnóstico.

 Luego, de la mano del individualismo y el consumismo imperante en nuestra sociedad, se ha producido el explosivo aumento de las enfermedades del ánimo, las adicciones, los trastornos de la alimentación, entre otros fenómenos, que afectan prácticamente a todas las familias chilenas.

 Así, hemos llegado al día de hoy, en que estas patologías constituyen la primera causa de carga de enfermedad en nuestro país.

 Sin embargo, la salud mental continúa siendo el pariente pobre de la salud en Chile, tanto pública como privada.

 Solo dedicamos el 2,1% del presupuesto de salud a su cuidado, mientras el promedio de los demás países es 8%.

 En Chile solo tenemos nueve camas psiquiátricas por cada cien mil habitantes, mientras en los países europeos la relación es de cien por cada cien mil habitantes.

 Esta débil capacidad de atención de nuestro sistema de salud se expresa también en el sector privado, con coberturas muy limitadas en los planes de las Isapres.

Es tiempo de cambiar esta situación.

Soy partidario de una reforma integral a nuestro sistema de salud. Una reforma que asegure su carácter universal, que beneficie a todos los habitantes de este país por igual; que sea solidario, es decir, que se financie con las contribuciones de todos; que no discrimine; que se construya sobre la base de una atención primaria fuerte; que privilegie la prevención y la promoción de la vida saludable.

Tenemos que aumentar el gasto en salud mental.  Contar con más especialistas, psiquiatras, psicólogos, terapeutas ocupacionales y psicopedagogos, incorporando nuevos programas de salud mental en la atención primaria y disponiendo más camas psiquiátricas y medicamentos de última generación. Y hay que hacerlo a través de todo el país, en todas las regiones.

Actualmente, se está discutiendo en el Senado un proyecto de ley para reconocer y garantizar los derechos de las personas con enfermedades mentales o que experimenten una discapacidad intelectual o psíquica.

Es un proyecto positivo y necesario, aunque no apunta a resolver las graves deficiencias que he señalado. Y ya es hora de comenzar a saldar la deuda que tenemos con la salud mental en Chile.

Deje un Comentario

Su correo no será publicado. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top