Home / Opinión / OPINION: Nueva Constitución, nuevo comienzo
OPINION: Nueva Constitución, nuevo comienzo

OPINION: Nueva Constitución, nuevo comienzo

El acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución alcanzado en la madrugada de este viernes por la gran mayoría de los partidos políticos de gobierno y oposición ha demostrado que es posible establecer coordinaciones transversales para resolver una de las demandas expresadas con más fuerza por la ciudadanía en la calle durante el último mes.

Hubiera sido infinitamente mejor que la decisión de redactar una nueva constitución hubiese nacido en un escenario de paz social. Faltó visión y faltó también determinación para proponer este proceso en otro momento.

Existe entonces una responsabilidad compartida que buscamos remediar arribando a este acuerdo.

Llevamos 30 años haciendo cambios a la constitución vigente desde la dictadura.

Decidir un itinerario de cambio constitucional es, entonces, un gran logro.

Muchos estarán desconformes con la propuesta. A ellos les digo que éste no es el final de la lucha. Al contrario, es sólo un nuevo comienzo

No estamos aquí frente a un pacto secreto mi al producto de una “cocina”, como algunos -con muy poco sentido de la responsabilidad- han motejado este acuerdo. No puede ser acusada de esa forma una propuesta que garantiza una participación ciudadana amplia, transparente e informada para decidir si queremos una nueva constitución y, de ser así, a través de qué mecanismo se llevará adelante esta tarea.

Esas determinaciones serán adoptadas por la ciudadanía en un plebiscito que se realizará en abril de 2020.

Habrá dos opciones: Una convención mixta constitucional, compuesta en partes iguales por parlamentarios en ejercicio y por personas electas para tales fines; y una convención constitucional, conformada en su totalidad por representantes de la ciudadanía, elegidos en los comicios municipales de octubre de 2020. Así, usted tendrá el poder para decidir la forma y las personas que redactarán la nueva carta fundamental.

No es un camino corto ni sencillo. Y tampoco es el punto final a un mes de movilizaciones, malestar social y violencia.

Todavía son necesarias más respuestas a cuestiones sociales urgentes. La propuesta de salario mínimo sigue siendo insuficiente. Las demandas por un nuevo modelo previsional y por una mejor salud pública deben ser atendidas con prioridad.

Las deudas universitarias, el cobro excesivo de servicios básicos, la carestía de los medicamentos y los combustibles son problemas que exigen solución. No en un año, no en las próximas elecciones, sino ahora. Aquí no hay espacio ni tiempo para cálculos políticos. Quienes así lo crean están equivocados. Chile dejó en claro que quiere un nuevo trato.

Deje un Comentario

Su correo no será publicado. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top